El Salón de agua está justo al lado del Río Ciénega, cuna del Río Grande de Arecibo. Sus paredes son de agua y se discuten temas sobre la calidad del recurso, incluyendo parámetros físicos, químicos y biológicos, así como los valores de este servicio ecosistémico que amerita protección.